3 mar. 2010

Invierno sobre mí

Aún recuerdo el sabor de mis lágrimas pero no recuerdo cómo era que salían de mis ojos. Ya no siento nada dentro de mí. Es como si dentro de mi hubiera solamente mental: duro y frío. ¿En qué me convertí? No es más que un largo camino por recorrer. Así que, haré el viaje divertido para no darme cuenta de la distancia ni el tiempo. Todo comienza, todo crece, todo termina.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

a veces me pierdo, y aun no se porque vuelvo cada tanto para encontrarme.

Sweetie dijo...

Si no sintieras que te pierdes, no sabrías qué es lo que tienes que encontrar. Creo que eso es bueno perderse.