6 mar. 2010

Te tengo que encontrar

Y me doy cuenta de que ya es hora de salir del agujero negro, comenzar a viajar frenéticamente esquivando asteroides que sólo buscan dificultar mi vuelo. Entre todo el universo me puedo perder, esconderme detrás de la luna con la intención de no saber ya nada de nadie. Las estrellas siempre me hacen compañía, a donde voltee habrá una o más...un millón. ¿Dónde estás? Te busco desesperadamente y no tengo éxito. Sólo logro entrar a una especie de paz cada vez que presiento tu aura. Todos mis sueños empiezan a tener sentido tras mil años luz que he tratado de descifrarlos. ¿Cómo debo buscarte? Mi corazón comienza a palpitar sin razón alguna, deben ser las ganas de besar tus labios sabor miel. ¿Cuánto tiempo más debo esperar? Las estrellas no se funden, pero mi paciencia sí. El calor del sol sigue manteniéndome viva pero aún así, mi corazón sigue sufriendo como si fuese invierno. Entre el polvo cósmico te sigo buscando, duele mantener mi cuerpo flotando y no conseguir distinguir tus ojos sobre todo este inmenso universo. Tus ojos emiten una luz única, hallarlos sería cumplir mi misión. Estoy cansada de buscar y aunque lo esté, no me daré por vencida.

No hay comentarios: