15 ene. 2011

Observa

Hoy, observé de lejos las estrellas. ¡Cuánta inmensidad hay allá! Me sorprende ver tanta belleza sobre mí. En la luna pude distinguir nuestros cuerpos puros y llenos de felicidad. Nuestros rostros lucían radiantes y nítidos. Imagen tan lejana y tan cerca.
Esa noche, desperté contigo a mí lado. Acaricié tu mejilla, tan fría y suave. Me quedé contemplando tu belleza mientras tu permanecías ahí estático, dormido sobre nubes blancas como algodón. Besé tus labios y en el suspiro me sumergí. Y en ese suspiro de amor, permanezco.
Te veo y te siento, tanto como a nadie. Tanto como nadie te podrá sentir, amor.