22 sept. 2008

Luna, lunita

Es increíble pensar que todos vemos la misma luna. Cada vez que me siento sola, me tomo la libertad de observar la noche, las estrellas que se reflejan en un pequeño pozo de agua en el patio continuo. La luna que alumbra los techos de las casas, dejando ver pequeñas sombras de objetos ya olvidados. La verdad que podría estar toda la noche viendo a mi alrededor, me hace pensar tantas cosas. Me ayuda a encontrarme a mí misma entre tanta oscuridad. La soledad olvido cuando estoy acompañada de mi amiga la noche. Ella, sí... ella. Ella me escucha y aparece en esa hora...esa hora en que siento, realmento siento.. el dolor. Jamás te vayas Luna. Una vez más, mis palabras son para ti. Mi gran ente de luz.

Cae dormido

Sólo necesité esa dósis para mantenerme serena, pacifica...drogada. No hubo razón concreta, simplemente me dieron ganas de sentirme así: elevada, ligera...drogada.

No lo tomes tan personal porque, realmente ese no es tu asunto. Sólo quise estar apartada del mundo, con mi mente en blanco, tu sabes...drogada.

Una vez, sólo una vez pude experimentar esa sustancia correr por mis venas. Esa misma noche, dormí y aquí estoy, sin poder despertar aún.

Elevado

::::::::::::::::::::::::::::
Inhálame, soy cocaína.
::::::::::::::::::::::::::::