31 mar. 2010

Roto

Y por más que quiero y me esfuerzo, ya no puedo llorar. No puedo hacer que una maldita lágrima salga de mis ojos. ¿Qué me está pasando? Sólo siento algo fuerte dentro de mí, un sentimiento tan poderoso que ya ni siquiera sé qué es. No es odio, no es amor, no es tristeza. Un sentimiento que carcome mis entrañas, mis ideas, mis sueños, mis deseos. Este sentimiento me provoca tanta desesperación, es como si me estuviera convirtiendo en algo monstruoso, algo sin vida, un ser humano sin sentimientos. Poco a poco me doy cuenta de que ya no sé qué sentir o qué es lo que siento. Es muy raro pero, aveces me gusta esto. No sentir nada y no sufrir nada. Nada, de nada.

No hay comentarios: