22 may. 2010

Cerrado

He olvidado contemplar la noche. He olvidado reconocer la belleza que existe a mí alrededor. Olvidé cómo es que se ve el cielo. Ya no recuerdo el olor a tierra mojada. Comencé a extrañar la sensación de aire puro en mis pulmones. Me siento mal de haber abandonado aquellos placeres que me hacen sentir más humana, con más vida.

Hoy, mudé de piel.
Hoy, no soy la de ayer.
Hoy, la llaga no está.
Hoy, ya no sé quién eres.
Hoy, no me importa nada.
Hoy, me importa todo.
Hoy, amanecí inquieta.
Hoy, ¿qué día es hoy?
Hoy, es día de vivir.
Hoy, hoy...siempre es hoy.

No hay comentarios: