12 abr. 2010

Gusanos

Lamentablemente, los gusanos se han devorado tu cerebro. Qué placer debiste haber sentido. Pero no, no te envidio.