20 oct. 2007

Esclavitud sin fin

Tal vez mi destino debía ser así,
Tal vez mi vida seguirá ese curso,
Ese camino hacia la tristeza y amargura,
Donde ahora me encuentro totalmente sola.

"Poder decir adiós, es crecer"
Claro, pero es muy difícil decir adiós,
No sé como es el caso de otras personas
Se supone que debo ser fuerte, ¿no?

Hace rato que no estoy sobria, jamás lo estaré,
Ahora en las sombras bebo de mi dolor,
Le grito a la gente y bailo en la lluvia,
¿Ves? nada me importa desde que te fuiste.

Detrás de aquella puerta esta mi fin,
Pero soy muy cobarde, demasiado diría yo,
No soy capaz de tocarla o de sentirla,
Tengo miedo, ¿que será de mi si entro?

Soy una maldita esclava de la soledad,
Voy tomada de su mano, besando sus pies,
Encadenada por siempre a esa realidad,
Ese sufrimiento que nunca podrá perecer.

No hay comentarios: