10 nov. 2007

Caducado

Después de la desgracia que me hiciste pasar, yo solamente pensaba en que tú también merecías sentir dolor. Esa misma noche, vagando por las calles y sonriendo como una loca, una idea de repente llegó. ¡Muy buena!

Tú cuerpo es sumergido en sangre, bañado con alcohol y espolvoreado con un poco de cocaína. Con una sonrisa en mi rostro te vi agonizando. Tienes unas quemaduras de tercer grado, tan lindas. Tus cabellos han quedado abandonados dentro del inodoro. Tú lengua fue arrojada por la ventana, donde se convirtió en alimento para gatos. Tus ojos estaban abiertos, pero yo no quise cerrártelos porque yo deseaba que vieras como disfrutaba verte ahí, sufriendo.

Tú, ya no tienes forma. Ahora solo eres carne picada en cuadritos. Intentarán juntar todos los pedazos, pero ya es demasiado tarde.

Ya has muerto.

1 comentario:

Xana dijo...

Caducado. Me recuerda a un yogurt con moho. Qué asco haha.