10 ene. 2009

Ya no soy yo

Podrás sentir el dolor, podrás comerte el sufrimiento. Desgraciadamente, no tengo otra descripción mejor para decirte que, lamento tu muerte. No tengo control sobre mí, ya no. Ahora, solamente soy una víctima de mis sentidos, aquellos que yo no puedo controlar, aquellos que han nacido lentamente pero se han apoderado de mi cuerpo... o lo que quedaba de él. No sabría decir exactamente qué fue lo que me pasó, sólo pasó. Desperté y ya no era un humano pero no me sentía vivo.

- ¿En qué me he convertido? ¿Qué me ha pasado? - grité en mis entrañas, de mi boca ya no salían palabras, sólo gruñidos. Realmente yo nunca pensé gruñir tan fuerte.

Esto no era un sueño, era una realidad. Una realidad salida de un cuento ficticio. ¿El mundo se ha vuelto loco? De alguna manera debe de haber una explicación para mi estado, ¿no? No soy el único, debe haber otros con mi enfermedad. Los debe de haber.

Salí corriendo, gruñendo, enojado, desesperado, clamando la muerte. Debía correr, sólo correr. Y no pude más, me perdí totalmente en las sombras tan penetrantes. Una vez más, desee la muerte de mí y de los demás.

No hay comentarios: