6 feb. 2008

Creadores

A veces siento que todo mundo pasa sobre mí.
Todo a mí alrededor comienza a opacarse.
Esa pequeña voz se la ha llevado la niebla.
Mi cuerpo se siente más pesado, sin vida.
La oscuridad se convierte en mi única amiga.
La pared no me contesta pero, me escucha.
Ya no quiero causarles más problemas.
Señores, en serio, ya no quiero ser así.
Comprendan mi situación, estoy cayendo.
El polvo cae en mis ojos, los sueños se me van.
Mírenme señores, la felicidad está regresando.

No hay comentarios: