24 abr. 2012

Rojo

Soy de las personas que prefiere hacer el amor a matar gente por placer.
Prefiero escuchar a la gente y dar mi punto de vista a callarlos con una pistola.
A veces prefiero reírme de la gente en su cara a estar hablando a sus espaldas.
¿Para qué tanto odio? Somos iguales, somos humanos.
Eso sí, cada quien vive a su manera. Respetando sus ideologías, religiones, filosofías, cultura.
¿Para qué opinar sobre lo que no sabes? Es más sabio quedarse callado.
Por eso, ante todo, prefiero vivir y dejar vivir. Y que hagas lo mismo es lo único que recomiendo.


1 comentario:

Ivan Blues dijo...

no podría estar más de acuerdo, por desgracia vivimos en una cultura donde la norma al parecer es apedrear al primero que no tenga un punto de vista igual al propio, y donde el odio es ya un estilo de vida... hace tanta falta saber escuchar, saber entender que cada quien puede tener un punto de vista diferente y no por eso menos válido que cualquier otro... eeeeen fin