4 dic. 2010

Sótano

Y no, no era un fantasma aquello que no me dejaba dormir. Era tu horrible respiración agitada encerrada en el sótano del ayer.

No hay comentarios: