9 sept. 2009

090909

Suena la música, suena el soundtrack de mi vida. A veces me pregunto: ¿Cuál será la última canción que escuche? ¿Alguna vez te has hecho ese tipo de preguntas? Yo sí, es entretenido hacerse tantas preguntas, de una te vas a otra pregunta y de esa otra pregunta vas a otra, es como una cadena que jamás podrá terminar. ¡A que sí! Jamás, es imposible. A cada segundo surge una nueva pregunta en nuestra cabeza y muchas de ellas aún no obtienen respuestas y es lo interesante.

¿Cuál será mi última comida?
¿Lograré llegar a la Luna?
¿Podré conocer todo el mundo?
¿Qué hay más allá de la realidad?
¿Algún día podremos ser eternos?
¿Llegará el momento en que se anuncie la extinción humana?

Somos capaces de hacernos muchísimas preguntas, demasiadas. Lo único que recibo a cambio es un desespero por no saber si obtendré respuesta o no. Nadie sabe con certeza el fin del mundo y si eso llega a pasar, ¿tendremos respuestas?

Y la música sigue de fondo en mi vida. Es imposible lograr recordar todas las canciones que he escuchado en mi vida, contarlas o colocar cronológicamente las canciones que he escuchado. ¿No te has puesto a pensar en eso? Yo sí, y creo que ya es parte de mi vida, de tu vida, de nuestras vidas.

Una vez más, mi cabeza se desconecta de mi cuerpo y decide dar un viaje muy largo sobre la realidad, yendo más allá, logrando sentir frustración y curiosidad acerca del futuro que, cercano o lejano, siempre será futuro, un futuro incierto, un futuro que no es destinado ni escrito, sólo es. Pasa, pasará, pasó.

Soy un ser humano más, uno muy curioso y en busca de respuestas.

No hay comentarios: