17 may. 2009

Aquí muere

Y ahí nos encontrábamos, sin más qué decirnos. El silencio ahogó a todas esas palabras que jamás pudieron salir de nosotras. No quise explotar en mil palabras, no quise ocasionar esta tensión entre las dos. Ahora, débiles y sin ganas de vernos a los ojos, sólo trataba de explicar con mi boca cerrada que, lo que fue, ya no será. Ya no hay vuelta atrás. Un nuevo capítulo se abrirá, un capítulo en el cual tu no eres parte.

Y así me marché, con grandes recuerdos y sonrisas. Gracias por haberme hecho entender la palabra: amigo. Un concepto que tú no pudiste entender, un término que tu no cubrirás.

No hay comentarios: