4 mar. 2009

Reflexión de medianoche

Es tan interesante como funciona la vida.

Sentada aquí, viéndome al espejo, recordando que de niña yo me veía al espejo y decía: " ¡Qué fea soy!, me falta esto, quisiera estar más grande, quisiera poder maquillarme, quisiera tener un cabello hermoso". Y ahora, viéndome a los ojos, 19 años después, todo sigue ahí. Incluso lo que me rodea, estas paredes, estos muebles, este aire, estos vecinos...todo lo que me rodea sigue aquí. Pero me veo y digo: "Como he cambiado, mis brazos, mis ojos, mi cabello, mi boca; no es igual, se transformó". Y no sé, es triste y es inevitable a la vez.

Todo va a seguir su curso al paso de los años. Unos 19 años más voy a estar viéndome a los ojos y diré lo mismo, un poco más sorprendida o tal vez más triste o feliz. No se tiene la certeza de volver estar sentada aquí 19 años después.

No, no es que me dé miedo, no es que no me guste. Me sorprende como uno no se da cuenta de cuánto ha cambiado hasta que realmente observa y nota la diferencia de 10 años atrás, hace un año atrás, hace un mes. Algo siempre cambia, se transforma.

Es inevitable, los años pasan muy rápido y no tengo el poder de regresar años atrás y decir, decirme a mi misma: "Escucha, disfruta la vida, no llores, sonríe, no hagas esto, no hagas aquello". Habría tantas cosas que me diría a mi misma, aprovechar cada segundo. Los recuerdos son recuerdos, jamás van a poder repetirse, vivirlos de nuevo.

De niña iba al parque, iba a jugar, comer, comprarme lo que se me antojara. Ahora voy y es diferente, no puedo estar corriendo como niña en los juegos, no porque no deba sino que ya no es algo que me llame la atención o me emocione. Ahora sólo voy a pasar el rato, contemplar la naturaleza, recordar.

Hay muchas cosas que no debí a haber hecho o dicho. Me hubiese gustado regresar y decirme: "No seas tonta, date cuenta de lo que estás haciendo". Pero, ¿De qué otra manera aprendes? ¿De qué otra manera vas a saber qué es lo bueno y lo malo? Es parte del aprendizaje del humano, nadie es mala persona, sólo hay malas decisiones. De que entiende la gente, entiende. Nadie es realmente idiota como para cometer el error dos veces, si lo hacen es porque quieren.

El mundo seguirá dando vueltas y vueltas, la gente morirá, otra gente vivirá. Seguirá habiendo problemas sociales, políticos, económicos. Seguirá habiendo personas en la calle, guerras, pobreza, crisis. Todo es parte de la vida.

Todo se junta en un momento, todo es como una montaña rusa. Si esta todo perfecto, te estás divirtiendo, estas sonriendo, hay un momento en que todo baje y te agarre de sorpresa y no sabes si gritar o sonreír. Se estabilizan los problemas y se vuelve a subir. De repente, abajo de nuevo. Aunque, todo mejora si así se desea.

Podría decir que estoy en mi mejor momento. Estoy completamente segura de qué es lo bueno y lo malo. Sé a quienes quiero a mí alrededor y a los que no quiero a mí alrededor. Sé quiénes que los que están a mi alrededor son sinceros.

Aún me falta aprender más, muchísimo. Es cuestión de tiempo y me reloj de arena sigue en la mesa. Como dice Gustavo Cerati: "El tiempo es arena en mis manos". Se va tan fácil, tan rápido. La vida no dura para siempre y es lo más difícil. Es lo más difícil de todo. Nadie vive para siempre y lo más doloroso porque uno nunca quiere perder a sus seres queridos, uno nunca quiere morir. Yo no sé, no entiendo que haya personas que deseen la muerte. Hay tantas cosas muchísimo más importante que un simple problema. Quisiera estar lista y tener ese poder de superar las cosas rápido. Despertar y decir: "Ese puede ser mi último día, vive". Todo pasa y se aprende. Ya habrá momentos para la tristeza y el llanto, pero no en vida. No en este momento.

1 comentario:

Matêw dijo...

Dios que reflexion mas fantastica.