1 jul. 2008

Habla, sin miedo

Sólo puedo decir una cosa: Estoy harta de las personas que meten sus narices donde no deberían. Ya es parte de la vida de todo humano tener personas que comiencen rumores y cosas peores. No puedo decir que odio a esas personas porque ni siquiera las conozco. Acaso he cruzado un ¡Hola! Y nada más.

Lean con atención, si tienen algo que decirme, pueden hacerlo mientras mi mirada este frente a la suya. Créanme, mi espalda no presta la atención debida.

No hay comentarios: