29 mar. 2008

Y en la puerta dice: No molestar

En mi puerta dice: No molestar. Y es así como quiero que sea desde hoy. No me importa tu vida, no me importas. No me hables de cosas que no me interesan, no acuses a las demás personas conmigo, no me importa. Si te enteraste por ahí sobre algo, no me lo digas, no me interesa. Te lo dije: No molestes. Mi puerta se cerró en tus narices. De hecho, yo la cerré y espero no volverte abrir esa puerta. Las cosas cambiaron, ya no me miras igual, ya no te miro igual. Pero, ¿Adivina qué? ¡NO ME IMPORTA!

No hay comentarios: