16 mar. 2008

Romina

Bueno, dedicaré este espacio a mi hermosa e inigualable hermana: Romina. Ella es la razón de muchos recuerdos que me hacen sonreír, esos momentos en que todos están serios y un recuerdo se me viene a la mente y sonrío, con la mirada hacia el piso. Suspiro escribiendo esto, pensando en como puedo expresar lo que siento por mi hermana, por Romina. Para empezar, mi intención era hacer esto de una manera más formal, carta impresa, chocolates y todas esas weas que tenía planeado. Pero eso ya es otra historia.

Ufff! Romina, ¡ROMINA! Mi hermana es la persona más maravillosa, inteligente, hermosa, feliz, cuidadosa, enojona, sensible y sobre todo cariñosa. Desde aquellos tiempos en que nos dormíamos muy tarde riendo tanto que llorábamos. Que nos íbamos a "dormir" y seguíamos hablando sobre muchísimas cosas y a las dos horas nos daba hambre y bajábamos a cenar cereal o algo por el estilo. Ella me acompañó (y aún me acompaña) en los momentos más felices y tristes de mi vida. Me motiva para seguir adelante y me ayuda a mejorar mis errores.

Ahora, con mis ojos nublados, tengo que decir que nadie podrá sustituir a mi hermana, ella ocupa en mi corazón un espacio tan grande, enorme e inmenso que nadie podrá igualar. Es normal que discutamos por estupideces, que nos hayamos agarrado de las greñas y muchas veces, insultado tan fuerte pero, eso queda muy abajo, ¡jamás podría ganarle a los momentos felices con ella! Es una persona tan única. ¿Por qué hablo así de mi hermana? ¡PORQUE ES TODO PARA MÍ! No sólo es mi hermana, la que me enseñó a hacer nudos mis agujetas, silbar e intentó decirme como cerrar un ojo (lo siento Romina, jamás pude).

Con ella cantaba, lloraba, brincaba, reía, comía, dormía... ¿que no hice con ella? =( Sí...muchas veces me duermo viendo la cama de a lado recordando su silueta entre las cobijas, ella siempre me regañaba porque dejaba mi ropa en su cama. Y también la extraño bastante, es decir, la veo todos los días pero, no me molesta su presencia. Y lo admito, ahora todo es diferente. Ella tiene su esposo, David que es una gran persona muy importante para ella y que en verdad la quiere y la cuida, Damián que es su nuevo niño, que es tan hermoso y no podría estar más orgullosa de ella, de ellos.

Desde el fondo de mi corazón, tú sabes que te admiro bastante. Yo confío en que puedes lograr las cosas que te propongas, sólo es cuestión de echarle ganas. Romina, eres todo, las palabras quedan cortas. Tú sabes todo de mí, me conoces, me guías y amo como me apoyas. Te adoro demasiado, por siempre serás la hermana que siempre quise tener y ¿qué crees? ¡La tengo!

No hay comentarios: